Ecología y naturaleza en La Mancha

.

viernes, 9 de noviembre de 2007

CONEJO (Oryctolagus cuniculus)

Conejo europeo
Conejo
Conejo
Clasificación científica
Reino: Animalia
División: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Lagomorpha
Familia: Leporidae
Género: Oryctolagus
Especie: O. cuniculus
Nombre binomial
Oryctolagus cuniculus
Linnaeus, 1758

El conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) es un mamífero del orden Lagomorpha, único miembro del género Oryctolagus. El término orycto viene del griego ὀρυκτό (desenterrado, fósil) y ὀρύσσω (orisso, cavar), haciendo referencia a las costumbres escavadoras características de ésta especie en estado salvaje, mientras que el término lagus significa estrictamente liebre.

Para descubrir el origen del nombre de la especie así como de su nombre común hay que remontarse hasta algunos siglos antes de Cristo. El conejo era un animal desconocido para los griegos y latinos de la Antigüedad que visitaron la Península Ibérica. El historiador griego Polibio (siglo II adC) lo describe por primera vez: Visto de cerca se asemeja a una liebre pequeña, mas cuando se le tiene en las manos se ve que es de forma muy diferente, y sabe también de modo distinto al comerlo; vive la mayor parte del tiempo bajo tierra.

Su nombre proviene del término íbero kyniklos (kυνιkλoσ), que después derivó al término latino cuniculus, y al español conejo. Era abundante en el paleolítico, a juzgar por los restos descubiertos en la Península Ibérica. En la actualidad, su área de distribución abarca el norte de África y toda Europa hasta Rusia, siendo introducido en muchos lugares del continente con motivos cinegéticos. A lo largo de la Historia también ha sido llevado al estado de Washington (Estados Unidos), Chile, Sudáfrica y Australia, donde los conejos cimarrones se han convertido en la principal plaga del país debido a la ausencia de depredadores y competidores naturales.

Subespecies

Tradicionalmente se consideraban dos subespecies: O. cuniculus cuniculus (Linnaeus, 1758), extendido por toda la Península Ibérica, y O. cuniculus huxleyi, conocida también como O. cuniculus algirus (Haeckel, 1874), restringido a Galicia, Portugal, suroeste de España y norte de África. Ésta última subespecie es más pequeña y menos robusta que la primera y se supone que su introducción en África se debe a la acción del hombre. Está protegida en las islas del Mediterráneo y Atlántico.

Se considera que las razas domésticas descienden de la subespecie O. cuniculus cuniculus.

Descripción física

Se caracteriza por tener un cuerpo cubierto de un pelaje espeso y lanudo, de color pardo pálido a gris, cabeza ovalada y ojos grandes. Pesa entre 1,5 y 2,5 kg en estado salvaje. Tiene orejas largas de hasta 7 cm y una cola muy corta. Sus patas anteriores son más cortas que las posteriores. Mide de 33 a 50 cm en condiciones afables, incluso más en razas domésticas para carne. Todas éstas características que posee ésta especie en estado salvaje pueden variar significativamente según la raza.

Hábitat

Vive en áreas secas próximas al nivel del mar con un suelo arenoso y blando para facilitar la construcción de madrigueras. Habitan en bosques aunque prefieren campos extensos cubiertos por matorrales donde poder esconderse. Antiguamente también eran frecuentes en tierras de cultivo aunque los nuevos métodos de arado incluyen la destrucción de madrigueras de conejos. A pesar de ello, ésta especie se ha adaptado a la actividad humana viviendo en parques, campos de césped o incluso cementerios. En ocasiones se encuentran en cultivos agrícolas donde se alimentan de lechuga, granos o raíces cuyo fin era la ingesta humana.

Reproducción

Son fértiles durante todo el año pero la mayor cantidad de nacimientos se dan durante la primera mitad del año. El periodo de gestación dura unos 30 días y las camadas suelen ser de 5 o 6 individuos. Pueden tener varias camadas al año aunque los abortos y la reabsorción de embriones son comunes, posiblemente debido al estrés al que esta especie está siempre sometida.

Los neonatos, llamadas gazapos, nacen sin pelo y ciegos. La madre sólo los visita unos pocos minutos al día para cuidarlos y alimentarlos con su rica leche. Los pequeños son destetados a las cuatro semanas de vida y tanto machos como hembras alcanzan la madurez sexual a los 8 meses. Aunque pueden llegar a vivir 9 años, el 90 % de los ejemplares no supera el primer año de vida.

Gran parte del éxito reproductivo del conejo doméstico reside en la ovulación inducida, donde los óvulos sólo son liberados en respuesta a la copulación. Por otro lado, la placenta permite un alto grado de contacto entre la circulación materna con la de los fetos, al igual que la humana. Por esto mismo son muy útiles para el estudio de la embriología humana.

Comportamiento

El conejo europeo es un animal gregario y territorial (territorios de menos de 15 m², en ocasiones solo 1 o 2). En óptimas condiciones de terreno y alimento prefieren vivir en largas y complejas conejeras. En ellas habitan de 6 a 10 individuos adultos de ambos sexos. La jerarquía de dominancia es importante en machos ya que establece quién tiene prioridad para el apareamiento.

Normalmente es un animal nocturno, alimentándose desde que anochece hasta que amanece y pasando el resto del día en madrigueras. Habitualmente son muy silenciosos pero emiten fuertes chillidos cuando están asustados o lastimados. Otros tipos de comunicación son los olores y el contacto físico. Golpean el suelo con sus patas traseras para advertir de peligro.

Plagas víricas

  • Mixomatosis
  • Hemorragia vírica

El conejo doméstico constituye una plaga en numerosos paises, donde se ha tratado de controlar su número mediante la introducción deliberada de enfermedades contagiosas. El más claro ejemplo es la mixomatosis, introducida en 1950 en Australia y en 1952 en Francia, desde donde se extendió a toda Europa.

Relación con el hombre

Se llama cunicultura a la cría sistemática de conejos. El conejo puede ser también una mascota que se adapta perfectamente a la compañía del hombre y que no requiere excesivos cuidados: limpieza de la jaula, alimentación, etc.

Por otro lado, el conejo es protagonista de las explicaciones típicas sobre genética y herencia de los caracteres, ya que según la presencia de dos de los cuatro alelos distintos posibles para un mismo gen, desarrolla un tipo de pelaje u otro: salvaje o agutí, chinchilla, himalaya o albino.

Domesticación

Se trata de un animal de relativamente reciente domesticación. Hay datos históricos que demuestran que los romanos en el siglo I a.C. ya mantenían conejos en cautiverio con el fin de producir carne. Entre el siglo VI y X d.C. los monjes franceses comenzaron a seleccionar conejos para formar una línea descendente de mayor aptitud cárnica. Dichos monjes tenían por costumbre comer "laurines" en periodo de Cuaresma, ya que estaban incluidos en los "platos acuáticos".

No obstante no es hasta el siglo XVI d.C. cuando aparecen las primeras variaciones de la capa de pelaje del conejo, indicando la aparición de razas pioneras definidas.

Razas

Conejos enanos

Son razas de compañía poco prolíficas, de peso inferior a 1,35 kg y orejas inferiores a 5 cm

  • Conejo cabeza de león.
  • Conejo enano de Holanda.
  • Conejo enano Hottot.
  • Conejo enano Polaco.

Razas cárnicas

  • Azul Americano y Blanco Americano.
  • Azul de Beveren y Blanco de Beveren.
  • Belier o Lop.
  • Californiano o Ruso Grande.
  • Chinchilla.
  • Gigante de España.
  • Gigante de Flandes.
  • Liebre Belga.
  • Mariposa Francés.
  • Neozelandés.
  • Ruso o Himalaya.
  • Satín.

Razas peleteras

  • Habana.
  • Rex.

Razas de pelo

  • Angora.
  • Zorro Suizo.
Fuente: www.wikipedia.org

No hay comentarios: