Ecología y naturaleza en La Mancha

.

martes, 6 de noviembre de 2007

En España sí hay 'petróleo'

Esquema Solar Termoeléctrica de Torre
La energía solar vive un ‘boom’ en nuestro país, el que más horas de insolación tiene en Europa. La potencia fotovoltaica ha crecido un 130% en 2006 y se prevé que aumente aún más este año.

La energía solar se mueve. Si hace algunos años el boom eólico hizo que nos acostumbrásemos a los molinos, ahora le llega el turno a las placas de silicio. A finales de 2005 había en España 20,3 megavatios (MW) instalados de potencia solar fotovoltaica (57,6 MW si contamos aquellas instalaciones que no están conectadas a la red de distribución). Pues bien, a finales de 2006 ya eran 60,5 MW (118,2 en total), es decir, en tan sólo un año esta tecnología ha crecido un 130% en nuestro país, según la Asociación de la Industria Fotovoltaica. Además, la reciente aprobación el pasado mes del Real Decreto que determina el escenario legal y económico de las energías renovables ha supuesto un nuevo espaldarazo del Gobierno a la producción solar.

Existen varias tecnologías. Está la fotovoltaica, que produce electricidad directamente. La termosolar de cilindro parabólico, que refleja la luz del sol para calentar un fluido y que produce electricidad mediante una turbina de vapor de agua. Y por último, también se puede producir electricidad con la tecnología que en Sevilla ya han bautizado como El ojo de Sauron.

Desde hace poco más de dos meses, el gigante energético Abengoa, por medio de Solúcar, su división solar, tiene en funcionamiento en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) la primera planta comercial de energía termosolar de torre. Una moderna tecnología, desarrollada en España, que concentra la luz en un solo punto a 100 metros de altura mediante multitud de enormes espejos para calentar un circuito de agua y producir electricidad en una turbina de vapor.

Los cientos de rayos reflejados en la cima cegadora de la torre ya han traído a la memoria de los lugareños una imagen de la película El señor de los anillos, basada en la novela de J. R. R. Tolkien. En Sevilla ya se conoce a esta planta como El ojo de Sauron.

En el mismo campo de Sanlúcar, Abengoa (Solúcar) está construyendo una plataforma que contará en 2013 con 300 MW instalados de diferentes tecnologías solares, el doble de la potencia que tenía la recién desmantelada central nuclear de Zorita. Mientras tanto, en Navarra, Acciona ya ha puesto en marcha la planta solar fotovoltaica que mayor cantidad de energía produce de todo el mundo, todo un sueño para un pueblo llamado Milagro. Y no todo es cuestión de grandes compañías. En Barcelona, la Fundación Tierra ha aunado a cientos de vecinos para instalar una planta solar en el tejado del mercado del Carmel.

No es extraño el desarrollo de plantas de energía solar, tanto fotovoltaica como termoeléctrica, dado el enorme potencial que tiene nuestro país en lo que a radiación solar se refiere. «Las renovables deben jugar un papel muy relevante para cambiar el sistema energético por uno más sostenible», dice Manuel Blanco, director del área termosolar del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener). «Y sin duda España es uno de los países con mayor potencial», añade. Ahora somos el segundo productor europeo de este tipo de energía, por detrás de Alemania, que tiene una radiación y una cantidad de horas de sol al año muy inferiores a las de nuestro país.

El cambio climático y la preocupación del Gobierno por cumplir el Protocolo de Kioto han favorecido una legislación propicia para las energías renovables. Hace años, la industria eólica experimentó un rápido incremento gracias a un marco tarifario favorable. Ahora le está llegando el momento dulce a la tecnología solar.

La actual normativa garantiza que las empresas distribuidoras tengan que comprar la electricidad generada con energía solar fotovoltaica a un precio casi cinco veces mayor que el de la generada con tecnologías sucias. Algo necesario, según los expertos: «Las tecnologías solares no son baratas, por eso no viene mal que tengan un cierto apoyo de las Administraciones. Y eso es lo que está pasando ahora», asegura Ana Rosa Lagunas, directora del área fotovoltaica del Cener.

Según la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), podríamos alcanzar antes del fin de 2008 el objetivo de 371 MW instalados de energía solar fotovoltaica que fija el Plan de Energías Renovables (PER) para 2010. Por ese motivo, desde la asociación reclaman que se aumente hasta 2.000 MW el límite para evitar que, una vez cumplido el objetivo, los nuevos proyectos solares no obtengan los beneficios económicos de los que goza la solar y los inversores dejen de impulsar esta fuente de energía necesaria para combatir el calentamiento global.

«Ahora ha llegado el momento de correr», asegura Valerio Fernández, director de ingeniería de Solúcar R&D. «Hace algunos años la tecnología no estaba lo suficientemente madura y era necesario seguir investigando, pero ahora, con las ayudas, ya se han empezado a manejar costes asequibles que permiten apostar en firme por esta fuente de energía», dice.

Fuente:
El Mundo