Ecología y naturaleza en La Mancha

.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Horno de basura. Una solución para los muy pobres

Kibera_hornoEn Kibera, suburbio de Nairobi, un grupo de voluntarios introducen basura a paladas en el interior de un horno de hormigón, mientras una fila de gente aguarda con paquetes de té y cacerolas ignorando el acre humo que les envuelve.

“Huele un poco, pero no se nota en el gusto de la comida”, dice Virginia Wamaitha mientras pone azúcar en su tetera de chai, el té ligeramente especiado que gusta a los keniatas, “Todo sabe igual que siempre”.

Pucheros con pasta hierven dentro del horno, mientras el chai cuece a fuego lento encima de planchas en la superficie, y todo por unos cuantos chelines, que es el precio que pagan los residentes de Kibera.

Kibera_horno_2

Este horno quemador de basura es parte de un proyecto financiado por Naciones Unidas para mantener limpios los suburbios y disminuir el consumo de madera de los campos cercanos a la ciudades para cocinar.

El horno puede alcanzar temperaturas superiores a los 500ºC, suficiente para quemar muchos de los contaminantes más peligrosos. Aunque el combustible base es la basura, una plancha de acero muy caliente en el interior de una caja incineradora vaporiza las gotas de agua aprovechando el oxígeno obtenido para ayudar a la combustión de aceites de motor deshechados, que constituyen una importante fuente de contaminación en los suburbios, logrando temperaturas más altas.

El proceso es simple y basta con voluntarios locales para mantenerlo controlado. Jóvenes trabajadores cobran unos cuantos chelines por ir de puerta en puerta recogiendo la basura. El objetivo es que cuando esté terminado, se queme media tonelada de basura todos los días.

El proyecto, que ha contado con 10.000 dólares para su implantación aportados por el Programa para el Medio Ambiente de Naciones Unidas (UNEP), es el primero de este tipo, y aunque aún quedan muchos detalles que mejorar, podría ser una solución exportable a todo el mundo.

El problema de Kibera no es único en Nairobi, ni en otras partes del mundo, donde los suburbios crecen rápidamente y sin planificación a causa de la llegada de familias desde el medio rural. Este mismo año la ONU ha informado que más de la mitad de los 6.600 millones de habitantes del mundo vivirán en áreas urbanas en el 2008. Los cambios son tan grandes y rápidos que los políticos no son capaces de reaccionar, y sin una adecuada planificación, advierte el Informe sobre población mundial de 2007, el incremento de áreas suburbanas traerá asociadas enfermedades y un aumento de daño al medio ambiente.

Kibera_Nairobi

Enry Ndede, del Nairobi River Basin Project de la UNEP, afirma que la basura de Nairobi es un freno para los planes de Kenia. “La degradación de los ríos de Nairobi está alcanzando un punto crítico. Los desperdicios están colapsando el ecosistema

Uno de los peores enemigos son las bolsas de plástico, que llegan de los más remotos rincones del continente, cuelgan de las acacias y llenan las zanjas. Asfixian las plantas o contaminan vegetales y frutas con los aditivos químicos de que están hechas. En el fondo y en los pliegues de las bolsas se conservan gotas de agua tibia que constituyen el hábitat perfecto para las larvas de los mosquitos que transmiten la malaria.

En Nairobi la degradación ha llegado a tal extremo que algunos arquitectos y urbanistas han propuesto trasladar la capital y empezar con nuevos planes, con caminos adecuados, vertederos apropiados y el alcantarillado necesario.

Los proyectos de recolección pueden integrarse en una red de centros de reciclaje, de fabricación de compost y de vertederos de residuos no biodegradables. Pero se necesita coordinación por parte del gobierno”

Andre Dzikus, del departamento de agua e higiene, apunta que “Habría que buscar incentivos económicos, como la posibilidad de vender el papel, el vidrio o las latas a compañías de reciclaje. Es difícil introducir preocupación por el medio ambiente en quienes luchan por la supervivencia”

Por ahora la comunidad que participa en el proyecto del horno está ayudando a mantener limpio un rincón de Kibera, aunque los diseñadores aún deberán reducir las emisiones de humos, un peligro potencial para la salud.

Fuentes: Christian Science Monitor; The Free Dictionary