Ecología y naturaleza en La Mancha

.

martes, 6 de noviembre de 2007

La generación distribuida de energía eléctrica

Microeólica, generación distribuida

Nuevamente Gerónimo Electro nos deja un interesante escrito sobre las posibilidades de la Generación Distribuida en España.


La Garantía y la Electrónica de Potencia.

Las nuevas tecnologías aplicadas a la generación de energía han permitido desarrollar centrales eléctricas eólicas, solares fotovoltaicas, solares termoeléctricas y de gas, de biomasa, de biogás; que plantean nuevos desafíos a la gestión de nuestras infraestructuras de distribución eléctrica.

La alta demanda eléctrica en ciertos núcleos, tanto de costa como interiores, enfrenta la realidad de nuestras infraestructuras, con la calidad de tensión, ya que al albor del desarrollo urbanístico de estos años, no han venido siempre bien programados los servicios esenciales, entre ellos la energía.

Los mercados internacionales de combustibles y la amenaza nuclear, nos enfoca el futuro con la incertidumbre fósil como referencia dramática del pasado. Cuándo en nuestro país, y en Andalucía en particular, los recursos energéticos que nos da el Sol de nuestra tierra pueden asegurar la garantía de suministro eléctrico.

Por las líneas eléctricas que transportan y distribuyen la energía en nuestros pueblos y ciudades fluye el 35% de toda la que consumimos directamente. ¿Cuánta necesitamos? ¿Cuánta energía podemos auto-generar? ¿Con qué la producimos? ¿A qué coste? ¿Cómo la conectamos? ¿Cómo la gestionamos? Son algunas de las preguntas necesarias.

La garantía y la electrónica de potencia que las centrales eléctricas de nuestro tiempo alcanzan, permiten por ejemplo, acumular en sales de nitratos el recurso térmico necesario para programar el suministro de energía solar. La predicción climatológica asociada a un diseño y gestión mecánica de las turbinas eólicas permite mantener los parámetros de calidad de producción deseada.

En gestión de energía, el PLC y tanto el hardware como el software de última generación, nos facilita un adecuado control del fluido eléctrico que en cada momento demande la actividad residencial e industrial en relación al suministrado, bien en zona bien por la red de transporte.

Para llevar a cabo estas tareas nuestras empresas deben dimensionarse en recursos tecnológicos y humanos. Nuestros políticos necesitan afinar la legislación en materia de producción y distribución. Adaptar para ello el cálculo de la tarifa eléctrica a la realidad de nuestro tiempo, saber dimensionar el mercado de generación a la realidad tecnológica, al pasado, presente y futuro de la industria y la sociedad. Todo un reto, el energético.

Los mercados energéticos están sabiendo ser un buen sistema para la inversión económica, imprescindible para su desarrollo. Si nuestros territorios cuentan con infraestructuras energéticas propias tendrán más valor, más independencia, más autogestión.

Entre las actividades que se entre-leen está la Programación de los Nodos que convengan en las redes de distribución, donde se interpreten las necesidades y recursos para la conexión y el suministro. La creación de políticas que hagan viable y factible su gestión. Así, se habrán de diseñar nuestras políticas energéticas: para el desarrollo residencial e industrial, sabiendo dónde se necesitan, y qué territorios del entorno ofrecen recursos energéticos que puedan transportarse a los núcleos de consumo. Con el adecuado impacto, sabiendo hacer las cosas.

Algunos Ayuntamientos ya se han planteado en el pasado dónde querían la energía eólica, por su fuerte impacto si no se utiliza la tecnología correctamente. Dependiendo de sus consumos y el de sus vecinos, los núcleos de generación podrán ser compartidos, y en muchos casos para transportar a otros núcleos de la provincia, que bien por sus características físicas o de recurso, no pudieran potenciar su desarrollo. Las propuestas deben ir más por identificar en cada comarca el potencial, por recurso y por proximidad al consumo.

Para poder desarrollar este tipo de políticas, nuestra sociedad deberá favorecer el desarrollo de agrupaciones de uno o dos aerogeneradores entre comarcas, de hasta 3 MW, abrir los tejados residenciales, industriales y agrícolas a las placas fotovoltaicas. Serán Kwh/a generados muy cercanos.

Por otro lado los municipios deberán programar polígonos de generación para la implantación de Centrales Solares Termoeléctricas y Fotovoltaicas. Compondrán el soporte principal de la red, y el gas y el Sol vivirán un periodo común, independientemente de que ciertas potencias puedan ser gestionadas para la red de transporte.

La industria se va haciendo, la legislación se va desarrollando, las Distribuidoras Eléctricas van compartiendo y la sociedad va sabiendo que en nuestra tierra tenemos energías renovables, que las sabemos usar, y que es lo que queremos.

Fdo.: Gerónimo Electro