Ecología y naturaleza en La Mancha

.

viernes, 9 de noviembre de 2007

LIEBRE (Lepus)

Lepus

Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Lagomorpha
Familia: Leporidae
Género: Lepus
Linnaeus, 1758
Especies

Véase el texto

Reciben el nombre común de liebres al menos 35 especies pertenecientes a la familia Leporidae, siendo llamadas el resto "conejos" de forma común. Tal división de Leporidae no es científica pues no responde a una realidad desde el punto de vista evolutivo, sino a observaciones sobre su aspecto y hábitos. Por lo general, se dice que las liebres son aquellos lagomorfos con las orejas y ojos más desarrollados, son más veloces en la carrera (algunas especies llegan a los 70 km/h), no construyen madrigueras sino simples encamamientos en hondonadas del terreno y paren crías provistas de pelo y con los ojos abiertos. No obstante, existen excepciones a algunas de estas reglas, como son por ejemplo los conejos del género Sylvilagus, que no construyen madrigueras como los conejos europeos pero que nadie considera liebres por el resto de razones.

Por lo general las liebres son animales de silueta estilizada y patas traseras muy desarrolladas para la carrera. Las orejas, generalmente largas, varían en longitud de unas especies a otras, siendo mucho más largas y amplias en aquellos animales que viven en climas desérticos como la liebre de California (llamada popularmente jackrabbit en Estados Unidos), mientras que en los de climas polares, como la liebre ártica, éstas son proporcionalmente más pequeñas y se asemejan a las del conejo europeo. En todas las especies el oído es un sentido hiperdesarrollado y probablemente el principal a la hora de detectar a los eventuales depredadores, aunque la vista y el olfato tampoco le van a la zaga. Al mínimo indicio de peligro, el animal inicia una frenética carrera que en algunas especies como la liebre europea incluye constantes cambios de sentido y rodeos con el objetivo de confundir al agresor. La longitud y el color del pelo varía en cada especie, pero siempre tiene un objetivo como camuflaje. La liebre ártica varía su color cada año, de pardo en primavera y verano a gris en otoño y blanco en invierno. La dieta es completamente vegetariana, muy similar a la de los conejos.

Las liebres son solitarias, aunque no les importa lo más mínimo la presencia de otros congéneres en los alrededores. Tan sólo se producen peleas durante la época de celo (variable según especies), que pueden llegar a ser hasta cierto punto cómicas en algunas especies. Las liebres europeas de sexo masculino apenas comen durante este periodo de tiempo (primavera) y pasan el día luchando con sus rivales, golpeándose con las patas delanteras en una especie de boxeo ritual. En Inglaterra, el dicho popular Estás más loco que una liebre en marzo tiene su origen en esta conducta. Curiosamente, las hembras que no acceden a aparearse luchan con los pretendientes rechazados de la misma manera en que estos se deshacen de sus competidores.

Lo que todas las liebres tienen en común entre sí es el hecho de parir crías muy precoces y ser especies muy prolíficas. Entre 3 y 8 crías nacen en cada parto y cada hembra produce de ordinario más de 4 camadas al año. Viven en todos los continentes salvo Oceanía (aunque en Australia han sido introducidas en tiempos recientes) y la Antártida.

Las liebres son cazadas por multitud de mamíferos carnívoros y aves de presa, y son una especie cinegética para los hombres en todo el mundo. En algunas zonas, las liebres han sido transmisoras de la tularemia, una enfermedad infecciosa que también afecta a los humanos.

Especies

Los científicos han clasificado durante mucho tiempo en una sola especie a muchas libres de Europa, Asia y África, bajo la denominación de liebre común (Lepus corsicanus). En la Península Ibérica se cuentan tres especies diferentes: Lepus europaeus en los Pirineos y zonas limítrofes, Lepus granatensis en el resto de la Península y Lepus castroviejoi en los montes de León.

Liebre común
Liebre común

Las liebres de Norteamérica, en cambio, no han tenido estos problemas de clasificación confusa, y desde el principio fueron descritas en numerosas especies diferentes. El género más común en todo el mundo es Lepus, con 31 de las 35 especies conocidas como liebres.

Existe cierta controversia acerca de las tres especies del género Pronolagus. No es raro encontrar autores que los califiquen de "conejos" en lugar de "liebres" y viceversa.

Las liebres en el folclore

Ilustración de la fábula india La liebre y el elefante, incluida en el Kalîla y Dimma
Ilustración de la fábula india La liebre y el elefante, incluida en el Kalîla y Dimma

En el folclore europeo, las liebres son el paradigma de la velocidad. Esto no es de extrañar si tenemos en cuenta que son el mamífero silvestre más rápido del continente. Como demuestra la fábula de Esopo acerca de la liebre y la tortuga esta idea ya era de uso común en la Antigüedad. En este relato, la tortuga reta a la liebre a que puede ganar una carrera contra ella, que acepta encantada sabiendo de la lentitud de la tortuga. En seguida le saca enormes distancias de ventaja, pero al ver esto se confía y echa una siesta durante el recorrido, tiempo que le da a la tortuga a adelantarla y llegar a la meta.

En África, la liebre también protagoniza relatos populares en los que la velocidad es una de sus cualidades, pero no tan importante como la astucia. La liebre es uno de los animales que más inteligencia recibió durante la Creación y se vale de ella para engañar y sacar lo que quiere a otros animales peor dotados, como la gacela, el antílope o incluso el rey de los animales, el león. Incluso se permite tomarle el pelo a los humanos en varias ocasiones. La liebre sólo es engañada, por tanto, por animales más astutos que ella según el folclore africano, como son la tortuga y el tejón. En un relato similar al de Esopo, la tortuga también reta a una carrera a la liebre, pero no llega a correr sino que sitúa en la meta a un pariente suyo (generalmente su mujer o su hermano) al que la liebre confunde con su oponente.
Célebres por su velocidad, y por ser señuelo tradicional en las carreras de galgos, esto ha hecho que en el habla coloquial de Argentina y Uruguay la frase "correr la liebre" (o "correr la coneja") y "galguear" signifique pasar hambre.

En la India existen también relatos sobre la astucia de la liebre. En el cuento La liebre y el elefante, una liebre de gran tamaño se vale de los humanos para demostrarle a un joven elefante que ella es más grande que él, a pesar de que sólo le llega a la rodilla.

Las historias sobre la astucia de la liebre pasaron a América con la llegada masiva de esclavos negros durante el periodo colonial, e influyeron a su vez en el folclore popular de Estados Unidos. El aspecto del famoso Bugs Bunny está basado, en realidad, en las liebres americanas o jackrabbits y no en los conejos.

Por otro lado, las liebres también tienen su hueco en la Astronomía tradicional. En su honor existe una constelación llamada Lepus y en algunos países asiáticos, como India o Japón, se da el nombre de liebre a algunos de los mares de la Luna.

Fuente: www.wikipedia.org

No hay comentarios: