Ecología y naturaleza en La Mancha

.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Reciclar para sobrevivir

manwara_2.jpg

Más del 95% de Nueva Delhi no dispone de un sistema de recogida de residuos doméstico, siendo éste garantizado por el trabajo de unos 300.000 basureros que desempeñan un papel vital removiendo entre los desperdicios y reciclando cualquier cosa de valor.

Se trata de un sistema de recogida informal pero altamente organizado, con una capacidad para reciclar plásticos y papel mucho más eficiente de lo que podría soñar la mayoría de los países occidentales. En una sociedad en la que cientos de millones viven en una desesperada pobreza, todo tiene valor y nada sobra.

Trabajadores esenciales que remueven con las manos desnudas entre la amalgama de desperdicios, chatarra, trapos, cristales, zapatos rotos mezclados con restos de la comida de ayer, tras siglos de silencio, empiezan a hacer oír su voz, porque, sorprendentemente, la floreciente economía de la India no ha abierto los ojos de las ciudades hacia estos servicios.

El gobierno local intenta salir al paso y prepara el reparto de seis mil guantes, botas y delantales bajo el monumento a Gandhi, en el día del aniversario de su nacimiento, el dos de octubre. “Buscar entre la basura no es indigno. El hecho de que cuidemos de su salud, es el reconocimiento mismo de su dignidad”, dice el secretario del Ministro de Desarrollo de Delhi.

El plan del gobierno ha sido recibido con poca satisfacción. Los recogedores no se dejan impresionar. No quieren guantes, replican, sino sueldos, pensiones, sanidad, menos presión policial, educación para sus hijos y casas decentes. Algunos denuncian que han sido golpeados por la policia, porque sospecha de su presencia en las áreas residenciales en las primeras horas de las mañanas. Otros se quejan de que las autoridades de la ciudad no quieran garantizarles un espacio para realizar el reciclaje de objetos en buenas condiciones y que los desplacen contantemente.

“Nos proveerán de guantes y botas para que no nos pongamos enfermos y dejemos de trabajar” dicen, “porque si nosotros paramos, ¿quién hará el trabajo? Saben que no encontrarán a nadie que esté dispuesto a hacelo. Al cabo de dos días la ciudad entera apestaría

manwara_9.jpg

Fuente: www.ison21.es