Ecología y naturaleza en La Mancha

.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Todos contra las bolsas de plástico

Vertedero en Jakarta

Una bolsa de plástico puede tardar hasta 100 años en descomponerse. La gran acumulación de bolsas y envases de plásticos no acondicionados en vertederos, no solo contaminan nuestros suelos, sino que acaban, tarde o temprano, por llegar a ríos y océanos donde suponen una auténtica amenaza para cientos de ballenas, delfines, aves y tortugas, que mueren cada año asfixiadas por bolsas de plástico.

Cada vez son más las ciudades que se suman a la iniciativa en todo el mundo para acabar con las bolsas de plástico en los comercios. Nueva York ha decidido sumarse a este grupo con la puesta en marcha de un plan que pretende servir de modelo a otras ciudades. La primera acción va dirigida a las grandes superficies, que han de participar en un programa de reciclaje y vender bolsas reutilizables. Las bolsas llevarán impresas unas leyendas invitando a los clientes a devolverlas en las tiendas que participan en la campaña.

Las soluciones a este problema pueden ser variadas e imaginativas: el uso de bolsas de tela, de carritos de la compra (una práctica cada vez menos habitual) o la reutilización de las bolsas de plástico para más de un uso. Aquí recogemos un par de ejemplos:

En Bangladesh, la aglomeración de los sacos de plástico en el alcantarillado obligó a la toma de medidas extremas, al no disponerse de un sistema eficiente de recogida de basuras. La manufactura, compraventa y posesión de bolsas de polietileno está expresamente prohibida por ley e implica altas multas y hasta penas de prisión para los reincidentes. Ser atrapado con una bolsa de plástico en la mano en este país cuesta cerca de 7,5 € (una suma astronómica teniendo en cuenta el salario mínimo en Bangladesh) pagados en el momento y una ida a la comisaría para el registro. La iniciativa perjudicó gravemente a la industria del plástico en Bangladesh pero posibilitó oportunidades de negocio para los niños callejeros, que pasaron a ganarse la vida vendiendo bolsas artesanales de papel.

reutilización bolsas de plástico

En Uganda, en los suburbios de Kampala, las ONGs ayudan a la población a recuperar las bolsas de plástico para reutilizarlas en la construcción de todo tipo de objetos: cestos, bolsos, zapatos y hasta tejas para las casas. Con esto no sólo evitan que las bolsas acaben asfixiando a la fauna, sino también la propagación de enfermedades como la malaria, ya que los mosquitos utilizan el agua caliente acumulada en las mismas como incubadora para reproducirse.

Fuente: www.ison21.es