Ecología y naturaleza en La Mancha

.

martes, 13 de noviembre de 2007

UN ORDENADOR PARA TÍ Y OTRO PARA EL TERCER MUNDO

El ordenador de "cien dólares", que costará el doble, está casi a punto. Desde hoy y hasta el próximo día 26 de noviembre se puede comprar uno y regalar otro a un niño necesitado por 400 dólares

En 2002, el MIT ( Instituto Tecnológico de Massachusetts) con uno de sus más conocidos científicos, Nicholas Negroponte a la cabeza, se propuso construir un ordenador de bajo coste para los niños más necesitados. Tomaron los "cien dólares" como meta, aunque se ha sobrepasado, para conseguir alfabetizar digitalmente a los más desfavorecidos. La intención no es otra que cerrar la brecha digital entre países conectados y no conectados desde la base, los niños.

Los ordenadores están casi a punto después de muchas batallas. La primera fue la del diseño, se trataba de hacer durable para que se pueda usar durante al menos cinco años sin que se quedase obsoleto y que al mismo tiempo sus materiales soportasen todo tipo de condiciones.

La energía era otra de las batallas, de la manivela, se pasó a la cuerda (sí, sí, se dará cuerda al ordenador). La conectividad también es importante, cuenta con wifi - de ahí las dos antenas convertidas en símbolo del proyecto- tres puertos USB, y un lector de tarjetas SD -las más comunes-. Además, la bisagra central permite plegarlo de modo que parece un cuaderno. Se ha cuidado que las teclas sean de goma y hermético para que no pase nada si se moja. Su gran asa ayuda a manejar y transportarlo sin esfuerzo.

Sin duda, uno de los mayores impedimentos para que este proyecto vea la luz, ha sido el software. Hacía falta que el ordenador mantuviese un coste bajo, sólo se ha podido conseguir gracias a Linux como sistema operativo.

El éxito del proyecto y el entusiamo que ha levantando también en el primer mundo, ha permitido que desde este lunes y hasta el próximo día 26 de noviembre se puede comprar por cuatrocientos dólares un ordenador de estas caraterísticas y donar otro para un niño de un país necesitado. La idea se lanza con la intención de poder servir las máquinas en Navidad, aunque no son precisamente niños los que lo demandan, sino curiosos tecnológicos que están siguiendo la construcción de estos coloridos portátiles desde hace cinco años.

Uruguay, por el momento, es el primer país que se ha involucrado de manera clara. Han pedido ya 100.000 ejemplares para sus escuelas. Por otro lado, la compañía de software creadora de Sim City, un juego de estrategia que consiste en gestionar y crear una ciudad, ha decidido donar el juego para que vaya en los ordenadores de serie.

ROSA JIMÉNEZ CANO de www.elpais.com



1 comentario:

Anónimo dijo...

Espero que realmenta vayan para las escuelas, porque mas de una vez he visto vender en los colmados los bricks de leche donados por la Cruz Roja (¡estaba escrito en el cartón!).
Leonel (Rep.Dom)