Ecología y naturaleza en La Mancha

.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Unos 2.500 pingüinos están en peligro por el vertido del crucero Explorer

El barco, que se hundió el viernes pasado en el océano Antártico, transportaba 185 metros cúbicos de petróleo, mil litros de gasolina y 24 metros cúbicos de lubricante

Unos 2.500 pingüinos y otras especies marinas se encuentran en riesgo por el vertido de petróleo que está aflorando a la superficie en el lugar en el que el pasado viernes se hundió el crucero Explorer, en la Antártida, según ha advertido hoy la Marina chilena.

Debido a esa situación, personal de la institución ha proseguido realizando "maniobras de dispersión mecánica" en el sitio, con el fin de dispersar el hidrocarburo que aflora a la superficie y que podría afectar a las aves y otras especies, precisa la Marina en un comunicado.

El barco se hundió el pasado viernes en el estrecho de Bransfield, a unos 76 kilómetros al este de la isla Rey Jorge, quince horas después de colisionar contra un iceberg. Sus 154 pasajeros y tripulantes salieron ilesos, aunque debieron permanecer cuatro horas en los botes salvavidas hasta que fueron rescatados por un crucero noruego, el Nord Norge, que los dejó en unas bases chilenas y uruguayas de la isla Rey Jorge. Durante el fin de semana fueron evacuados a Punta Arenas por aviones militares chilenos.

El rompehielos Viel vigila la zona

El comunicado de la Marina indica que en el sitio del hundimiento se encuentra todavía el barco rompehielos Viel, cuya tripulación, junto a expertos del Instituto Antártico y la Comisión Nacional del Medioambiente, vigilan la aparición de manchas de petróleo diésel procedentes del Explorer, que se encuentra a casi 1.500 metros de profundidad.

"El rompehielos Almirante Óscar Viel se encuentra realizando maniobras de dispersión mecánica sobre el sector afectado por una mancha de aproximadamente un kilómetro y medio de superficie", precisa el comunicado, que también indica que el buque transportaba aproximadamente 185 metros cúbicos de petróleo diésel, mil litros de gasolina y 24 metros cúbicos de lubricante.

Según la Marina, el pasado domingo ya se pudo constatar la presencia de la mancha contaminante en una zona en la que hay "una importante presencia de hielos marinos, témpanos y escombros de éstos, en los que es posible registrar la presencia de pingüinos y aves voladoras, estimándose en total cerca de 2.500 ejemplares, principalmente de los primeros".

Sólo se puede dispersar mecánicamente la mancha

"Se constató el afloramiento de hidrocarburos hacia la superficie y se tomaron muestras del mar contaminado que serán analizadas en el Laboratorio del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada, en Valparaíso", han indicado fuentes de la Marina.

"Teniendo en cuenta la profundidad del buque, la presencia de hielo y témpanos, los efectos del viento y las corrientes, así como la ausencia de tecnología apropiada para contener derrames en mar abierto a profundidades mayores a 1.000 metros", la Marina considera que "sólo es posible dispersar mecánicamente la mancha y vigilar su desplazamiento, hasta que el afloramiento se detenga".

Según el texto, las maniobras mecánicas permiten que el diésel derramado se diluya al entrar en contacto con el aire, "y por lo tanto, se dispersa en el océano más rápidamente que el petróleo crudo".

Fuente: www.adn.es

No hay comentarios: